Neuronas de dopamina, culpables de que juguemos MMORPGs

Neuronas

Si han tenido la oportunidad de jugar un MMORPG, sabrán que parte de la diversión es matar hordas de ciertos enemigos para que “dropeen” un objeto en específico que puede ser un arma, una pieza de armadura, etcétera. Analizándolo, es ridículo esperar que un duende suelte una espada cuyo porcentaje de “loot” es de 0.01%, pero ahí estamos todos los días ¿no? ¿Por qué? El blog Psychology of Games respondió a esa pregunta.

Según el sitio especializado, la culpa la tienen las neuronas de dopamina. Las neuronas de dopamina son las partículas de la materia gris responsables de monitorear los niveles de placer. Estas células se iluminan cuando algo bueno pasa, como cuando estás por darle una mordida a un taco de arrachera con harto limón y harta salsa o como cuando obtienes un “item raro”

Las neuronas de dopamina tratan de predecir cuándo se recibirá algo placentero y, en ocasiones, se “encienden” antes de recibir algo. Hay cosas que no se pueden predecir, como cuándo uno de esos Skeleton Soldiers tirará una tarjeta que aumenta el critical en un 5%, pero esas neuronas no “saben” como detenerse, así que te piden que lo sigas intentando porque, en una de esas, puedes recibir la preciada tarjeta y, al hacerlo, recibirás un flujo de dopamina, lo que genera placer.

Química, damas y caballeros, simple y llana química es lo que está detrás del impulso a seguir jugando y pagando ese tipo de juegos.