Last Chaos abre servidores dedicados para México y América Latina

Mage-Last-Chaos

Last Chaos, el popular juego de rol masivo en línea que en España ya tiene más de un millón de usuarios, ha sido traído a México y América Latina por Bilagames S.A. de C.V. Como la mayoría de los títulos de su tipo, Last Chaos es un juego de rol gratuito que depende de las microtransacciones (compra de objetos) para subsistir, pero esto no es obligatorio para jugar.

En entrevista con Unrated Games, Eduardo Gómez, gererente de MKT de Bilagames, comentó que anteriormente los jugadores hispanos entraban a los servidores europeos o norteamericanos, pero que gracias a la apertura de los servidores dedicados para América Latina, ya no tendrán que hacerlo.

De hecho, los usuarios latinoamericanos ya no pueden acceder a los servidores de otras regiones, ya que en Corea, país en donde se desarrolló el juego, se bloquearon los IPs. Afortunadamente para los jugadores, se respetó el nivel de sus personajes y fueron mudados con todos y sus items a los servidores que recién abrieron sus puertas hace 20 días.

Para poder jugar gratuitamente Last Chaos, sólo debes entrar a esta página, descargar el cliente, registrarte y listo. Después del salto encontrarás la historia y mitología del recién traído MMORPG.

Mucho antes de que explotara la guerra de las tierras de Iris, Eres, el Dios de la Oscuridad unió fuerzas con Apolo, el Dios de la Luz, para crear el mundo de los mortales. Apolo creó a los Elfos como fruto del amor y el respeto que le nació por todo ser vivo. Mientras tanto, Eres creó a los humanos, una raza ambiciosa, ansiosa de explorar y disfrutar el mundo a su entorno.

Eres se volvió celoso, al ver el amor que la gente sentía por Apolo. El resentimiento se convirtió en odio, tanto por Apolo como por el mundo que habían creado. Conspiró durante eones, levantando un ejército secreto en lo más profundo de los abismos de su mundo. Luego de varias generaciones, durante las cuales la gente de Iris no recibió noticia alguna de los Dioses, Eres decidió liberar a sus hordas. Desde las profundidades de Nephinth estrechó un puente para así introducir en Iris a miles de orcos, licántropos, dracos y otras horribles criaturas nacidas del odio y la maldad. Eres creó una terrible raza, feroz, brutal, y de tamaño descomunal, conocida como los Titanes. Al acoplarlos a su flujo de poder, recibieron habilidades regenerativas y talentos innatos para la batalla, convirtiéndolos en los guerreros más temibles que el mundo jamás había conocido. Enfurecido por la traición de Eres, Apolo reaccionó, y creó un ejército de humanos, a los que otorgó gran velocidad y destreza en el uso de armas y tácticas de batalla. Estos guerreros de élite fueron bautizados como los Caballeros de Apolo y acuartelados en la ciudad de Randol. Los Caballeros fueron, y continúan siendo aún, un poderoso símbolo del amor que Apolo siente por el mundo y su gente.

Ambos bandos comenzaron a reclutar Magas Brujas, Hechiceros, Sanadores y Ladronas para unirse a la batalla. De generación en generación, la contienda continuó con decenas de miles pereciendo bajo espada, flecha o magia; la mayoría luchando por una causa ya olvidada, más allá de su propia sobrevivencia.

El arrogante Eres retó a Apolo a un duelo para controlar el destino de Iris. Lucharon en una escala de poder que los mortales son incapaces de imaginar, heridos y agotados, los dos se retiraron a sus respectivos reinos para recuperarse. Eres cortó su conexión con los Titanes, preservando así el poco poder que aún le quedaba. Los Titanes que se hallaban en Iris perdieron su mayor ventaja, la invencibilidad, se volvieron simples mortales, lo que permitió a los Caballeros acabar con ellos más fácilmente y así igualar las líneas de batalla. Tras años sin obtener ventaja alguna, los Caballeros de Apolo y los Titanes retuvieron su estructura como ejércitos permanentes. Tras siglos de derramamiento de sangre, una época de relativa paz se fue extendiendo por el mundo; las batallas contra las fuerzas de Eres ya sólo tenían lugar en tierras lejanas.

Al llegar noticias sobre la formación de un nuevo ejército en las lejanías del norte y el oeste, se convocó un concilio al que atendieron miembros de todos los gremios Irisianos. Líderes de entre los Caballeros, Ladrones, Magas Brujas, Saneadores y Titanes se reunieron en Randol para discutir la posible amenaza. Sólo los Hechiceros se negaron a acudir, habiendo manifestado que tenían sus propios planes y que esperarían el desenlace de los acontecimientos. Transcurrieron varios días de discusiones acaloradas sin decisión alguna. Algunos miembros de la asamblea votaron por atacar, mientras que otros optaron por ignorar la amenaza, y esperar a ver qué sucedía. De este modo, la falta de dirección dejó al mundo de Iris sumido en el caos, sin ningún tipo de alianza fuerte entre su gente.

Los Caballeros incrementaron la seguridad en torno a la ciudad y enviaron exploradores para averiguar más sobre el potencial de la amenaza. Por otro lado, descubrieron espías dentro de la ciudad, al tiempo que licántropos y otras criaturas malignas se iban aproximando a los muros del pueblo y comenzaron a atacar a los viajeros con mayor frecuencia. Las escaramuzas seguían en aumento a medida que los amigos se tornan en enemigos y las caravanas fueron atacadas por ladrones y asaltadores de caminos. Es así como en la actualidad Iris permanece y espera a que tú puedas dar una esperanza de nueva vida en lo que será el caos definitivo: Last Chaos!